ACEITE DE PISTACHO Y LA VITAMINA E

El cultivo del pistacho se ha multiplicado en España. Hasta ahora nuestro consumo de este fruto seco, procedía de Estados Unidos o Irán.

Las plantaciones en España, han venido a dar una alternativa al secano de una gran zona de la meseta Central. El cultivo, hasta ahora, se está haciendo de una forma extensiva, mayoritariamente en secano y con una densidad de  238 árboles por Ha. Esta forma de cultivo, está permitiendo obtener unos frutos  con unas cualidades organolépticas distintas a lo que estábamos acostumbrados.

El pistacho producido en España es muy sabroso, nosotros, en particular, apostamos por un pistacho crudo y ecológico.  Un consumo poco habitual, frente al pistacho tostado y con sal.

Analizando  nuestros pistachos, las características cualitativas y cuantitativas de principios activos, distan mucho del pistacho procedente de Estados Unidos, donde los cultivos se hacen de forma intensiva.

En este artículo presento los análisis del aceite de pistacho, según la concentración en vitamina E.  Según este análisis se observa una altísima concentración de vitamina E.

VITAMINA E TOTAL

715.55

mg/kg

ALFA-TOCOFEROL

27.13

mg/kg

BETA-TOCOFEROL

18.51

mg/kg

GANMA-TOCOFEROL

590.86

mg/kg

DELTA-TOCOFEROL

44.15

mg/kg

ALFA-TOCOTRIENOL

12.52

mg/kg

BETA-TOCOTRIENOL

1

mg/kg

GANMA-TOCOTRIENOL

1

mg/kg

DELTA-TOCOTRIENOL

22.38

mg/kg

Datos obtenidos de la producción del 2017. (1)


La vitamina E, se presenta en 8 formas distintas llamada vitámeros y estas 8 formas se engloban en 2 grupos: tocoferoles y tocotrienoles, cuya diferencia se basa en la insaturación  o saturación de la cadena lateral. Dentro de cada grupo se  dividen en alfa, beta, gamma y delta, según la posición de grupos metilo en el anillo aromático.

La vitamina E es esencial para nuestra vida y el cuerpo humano no tiene poder de sintetizarla, por tanto ha de ser suministrada en nuestra dieta. La vitamina E se absorbe en el Intestino Delgado por difusión y es transportado por las lipoproteínas y eritrocitos, estos últimos incorporan la vitamina E a su membrana. Poco a poco la vitamina E se va depositando en la membrana celular y en especial  en los tejidos adiposo, muscular y hepático.

La actividad antioxidante se refiere a la protección de la membrana celular. Si como establecen  diversos autores la membrana celular equivale al cerebro de la célula, porque  es quien envía las señales al interior  de la célula, así como es la encargada de la comunicación intercelular  y a la matriz extracelular. Es de vital importancia  la acción de la vitamina E, en el buen funcionamiento de la membrana.

Tiene un papel decisivo en la prevención de múltiples enfermedades, tales como cáncer, diabetes, Alzheimer. Los tocoferoles protegen a las lipoproteínas de baja densidad, de la oxidación, estas son las encargadas de transportar  el colesterol desde el hígado a los tejidos, la oxidación de estas lipoproteínas, puede dar lugar a la aparición de enfermedades cardiovasculares.

 Destaca el importante papel como antiinflamatorio, actuando en la artritis reumatoide, fibromialgia, osteoartritis.

La vitamina E, hace que la célula aumente la sensibilidad celular a la insulina, previniendo la aparición de la diabetes. Así mismo, actúa disminuyendo el estrés oxidativo y estimula el sistema inmunológico.

En el pasado se había contemplado el alfa tocoferol. Como el tocol más importante, sin embargo, las evidencias recientes muestran que los otros tocoles contribuyen al total de la bioactividad de esta vitamina. Aunque  realmente son muy pocos los estudios referentes al gamma tocoferol, éstos han evidenciado  que tanto el alfa como el gamma tocoferoles son antioxidantes, pero el gamma posee una función única, este tocol , debido  a su estructura química diferente, neutraliza especies de nitrógeno reactivo, que al igual que el oxigeno reactivo dañan proteínas, lípidos y ADN.

El tocol gamma tocoferol, presenta funciones antiinflamatorias, por la inhibición de la ciclooxigenasa y como consecuencia impidiendo la formación de las PG 2 (prostaglandinas pro inflamatorias) (Jiang et al, 2000). Otros estudios revelan que los niveles aumentados  del gamma tocoferol, fueron asociados con un riesgo significativamente  menor de desarrollar cáncer de próstata  (Helzlsouer et al, 2000).

Por otro lado, los hasta ahora poco conocidos tocotrienoles, en estudios llevados a cabo en la relación de tocotrienoles y enfermedades vasculares,  se ha observado la relación directa en la disminución del bloqueo arterial y la concentración de tocotrienoles, revertiendo la ateroesclerosis (Tomeo AC et al,1995). Estas partes de tocoles son los más potentes antioxidantes que se conocen, así, los tocotrienoles  puede ser entre 40 y 60 veces más potente que el alfa tocoferol.

En concreto los alfa y gamma tocotrienoles parecen inhibir la enzima HMG-CoA implicada en la producción de colesterol hepático. Los tocotrienoles inhiben la actividad de esta enzima, lo que conlleva a que los hepatocitos produzcan menos colesterol (Vitaminas y salud Solgar). En el cáncer presenta mayor actividad antitumoral, los tocotrienoles, frente al alfa tocoferol, en particular en el cáncer de mama (Theriault et al, 1999)

La forma más estable, es la forma gamma tocoferol, esto significa que es mas resistente a las diferentes formas de oxidación. Por tanto, y como se observa en este pequeño resumen  es el conjunto de las 8 biomoléculas  de la vitamina E, las que aportan las bondades de esta vitamina ( Theriault et al, 1999)

 

La vitamina E se encuentra en semillas y frutos secos, pero sorprende la escasa referencia con respecto al pistacho. Haciendo referencia al magnífico trabajo de la Facultad de Farmacia de Sevilla (año 2007), en colaboración con el CSIC, donde se realiza un extenso análisis de la vitamina E, en distintos aceites vegetales, vemos la ausencia del pistacho, posiblemente porque el cultivo de este fruto seco, se ha dado en particular  en los últimos 10 años. De forma similar se observa la ausencia de datos de pistachos  en otros estudios llevados a cabo.

Nosotros  hemos empezado a producir aceite de pistacho. Con un sistema de extracción en frio, primera presión y sin presencia alguna de aditivos ni disolventes. Tras el análisis realizado en años consecutivos los resultados que estamos obteniendo son asombrosos.

Hay que destacar el importante incremento sufrido este año, en más de 120 ppm  en vitamina E, esto es debido a las malas condiciones climáticas que ha sufrido este año el cultivo. Han sido condiciones  poco favorables para la producción, esto ha hecho que la concentración en antioxidantes se haya incrementado. Hay que matizar que los resultados de los análisis varían  según las condiciones climáticas, el suelo de cultivo y por supuesto las técnicas de secado del fruto y por último la  extracción del aceite.

TOCOFEROLES Y TRIENOLES TOTALES

  834

mg/Kg

ALFA-TOCOFEROL

35.5

mg/kg

BETA-TOCOFEROL

2.0

mg/kg

GANMA-TOCOFEROL

782.1

mg/kg

DELTA-TOCOFEROL

14.9

mg/kg

ALFA-TOCOTRIENOL

1

mg/kg

BETA-TOCOTRIENOL

1

mg/kg

GANMA-TOCOTRIENOL

53.3

mg/kg

DELTA-TOCOTRIENOL

3.2

mg/kg

 

 

 

 

 

 

Datos obtenidos de la producción del 2018. (2). Los datos presentados son los obtenidos mediante técnica de Cromatografía de gases.

En nuestros aceites es significativamente destacable la altísima concentración en tocoferoles. En concreto  de gamma tocoferol, esta forma de vitamina E, es la más estable frente a procesos oxidativo, tales como un incremento de Tª, humedad e incidencia de luz solar. Estos resultados, convierten este aceite en un excelente antioxidante, para uso interno.

Pero también por su alta concentración en vitamina E lo hace excepcional para uso externo, en cosmética (Nishimoto y Fujushima, 1997).

Para uso cosmético, impide la acción oxidativa de los rayos solares, así como los radicales libres procedentes  del ambiente: polución, oxigeno, químicos, etc  en nuestra piel.

Evita el deterioro y envejecimiento de nuestra epidermis, previniendo la aparición de arrugas y de manchas en la piel.

Es aconsejable su uso para después de una exposición al sol, al frenar la acción de los radicales libre producidos por la radicación ultra violeta.

A nivel epidérmico, cuenta con un factor adicional y es su gran nivel de penetración a través  de la epidermis, convirtiéndola en un aceite seco, no deja residuo graso sobre la parte aplicada.

A nivel capilar, este aceite, y debido a la presencia del acido palmítico, puede penetrar  en el interior del cabello, dejando un pelo nutrido, sin residuo graso, por lo que es ideal para cabellos sin brillo, con puntas abiertas, cabellos encrespados.  Mejora notablemente el rizo natural, dando una mayor definición al rizo.

La aplicación directa de aceite de pistacho, por su gran riqueza en vitamina E, no es comparable a la aplicación de vitamina E sintética, el uso de esta última, no alcanza el poder antioxidante de la vitamina E natural, posiblemente porque el sintético tenga una mezcla de 8 estero isómeros en partes iguales y, solo uno de los cuales es equivalente a la vitamina E natural, por tanto los 7 restantes no tiene valor antioxidante.

Para finalizar  y a modo de conclusión, hemos de destacar la alta concentración que presenta el aceite de pistacho en gamma tocoferol y por otro lado en gamma tocotrienoles, este último tocol, apenas existen trazas en otros aceites a excepción del aceite de palma.

Estas altas concentraciones en tocoferoles y tocotrienoles, hacen del pistacho y en concreto de su aceite un producto de sumo interés tanto para uso preventivo en enfermedades oxidativas, en enfermedades antiinflamatorias, en diabetes, en protectores cardiovasculares: en uso interno. A nivel externo se observa su poder antioxidante, previene la aparición de manchas, la formación de arrugas, hidratante, y en el  caso de tratamiento con radioterapia, donde la piel queda dañada por la radiación, se ha visto una función excelente como antiinflamatoria y reparadora.  Igualmente evita la acción corrosiva sobre la piel de las partículas en suspensión existentes en la contaminación atmosférica.

Teresa Alarcón Mañas.

Ingeniero Técnico Agrícola y Licenciada en Farmacia.

 

(1)    Análisis realizado por la Facultad de Farmacia de Albacete.

(2)    Análisis realizado por laboratorio Tello, Jaén.

Producto añadido a la lista de deseos.
Producto añadido al comparador.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Enlace para más información.